¿Porqué tengo vista cansada?

Vista cansada

Entendiendo la presbicia o “vista cansada”

Antes de nada, debemos aclarar algunos términos para poder entendernos cuando hablamos de presbicia:

  • Emétrope: cualquier persona que no tiene ningún defecto refractivo, es decir, no tiene miopía, hipermetropía o astigmatismo.
  • Acomodación: es la capacidad de nuestro sistema visual, básicamente de nuestro cristalino, de cambiar su potencia para enfocar las imágenes a distintas distancias.
  • Presbicia: es lo mismo que la “vista cansada”, es un fenómeno natural que reduce la acomodación hasta valores por debajo de 4 dioptrías.

Una vez que ya nos entendemos, vamos a intentar explicar de manera sencilla porque se produce la “vista cansada” o presbicia.

Cuando una persona emétrope necesita leer un texto de cerca, tiene que realizar un esfuerzo de acomodación equivalente a “100/distancia de lectura en cm“, de manera que si la lectura se quiere realizar a 35cm, la acomodación necesaria será de aproximadamente 3 dioptrías.

El cristalino es la lente que está dentro de nuestro ojo y su función es enfocar las imágenes, de manera que puede aumentar y disminuir su curvatura en función de la distancia a la que queremos observar, modificando su potencia. Pero su elasticidad y la capacidad del músculo ciliar encargado de modificar su curvatura, van disminuyendo con la edad.

Con 15 años nuestra capacidad de acomodación es de aproximadamente 12D, pero a medida que nos acercamos a los 40 años está capacidad va disminuyendo por distintos factores.

A partir de los 40 años la capacidad de acomodación es menor de 4 dioptrías y va disminuyendo hasta 0 cuando se cumplen los 65 años

La disminución en la capacidad de acomodación es un proceso natural e irreversible, que sigue un patrón relacionado con la edad, por lo que sabiendo la edad del paciente,podemos saber que resto de acomodación tiene.

Cuando la capacidad de acomodación es menor de 4D empezamos a tener problemas para mantener la visión enfocada en cerca durante un largo periodo de tiempo.

La graduación necesaria para que nuestro sistema visual esté enfocado en cerca de manera cómoda es lo que llamamos adición

Por poner un ejemplo, si una persona tiene 50 años, su capacidad de acomodación será de 2.5D, por lo tanto necesitará una adición de 1.5D para poder enfocar a 25cm y mantener una buena visión de manera continuada a 35cm

Esto hace que una persona emétrope con más de 40 años desarrolle la costumbre de leer alejando el texto más allá de los 35cm, porque de esa manera ajusta la lectura a su capacidad de acomodación.

Vista cansada

El problema se presenta cuando ya no podemos alejar más el texto, porque no nos da el brazo o bien porque la tarea que queremos realizar no podemos hacerla a mayor distancia, en estos casos es necesario usar una ayuda óptica que compense el deficit de acomodación.

Pero si soy miope tardo más en tener “vista cansada”

No, la vista cansada se produce más o menos igual en miopes que en emétropes, la diferencia es que los miopes, sin sus gafas, ven mejor de cerca, pero porque están haciendo trampa. Al sacarse las gafas realizan un menor esfuerzo de acomodación porque sus ojos al ser miopes ya están enfocados para cerca, pero a costa de ver mal de lejos. La prueba es que un miope de 50 años que lleva la graduación correcta en sus gafas o lentillas, tendrá problemas para leer un texto a 35 cm si no se quita su corrección.

Por tanto, un miope bien graduado, y con su corrección, tendrá que hacer el mismo esfuerzo para leer que un emétrope a la misma distancia y tendrá los mismos síntomas de presbicia

Yo soy hipermétrope y tengo “vista cansada” antes de los 40 años

Esto tampoco es cierto. Una persona hipermétrope tiene un ojo con menor potencia que el de un emétrope, esto hace que si quiere ver un objeto que está alejado tenga que realizar un esfuerzo de enfoque equivalente a su hipermetropía.

Entonces si tengo 40 años y soy hipermétrope de +1D y quiero leer un texto a 35cm, tengo que hacer un esfuerzo de acomodación de 1/0.35=3D + 1D de hipermetropía, lo que hace un total de 4D.

Hemos visto que a los 40 años, la capacidad de acomodación es de 4D, lo que hace que tengamos que usar toda la acomodación, lo cual nos cansa en cuanto llevamos poco tiempo. Esto erróneamente se entiende como vista cansada.

El problema surge porque muchos hipermétropes bajos no saben que son hipermétropes, ya que mientras son capaces, compensan su graduación de lejos realizando un esfuerzo de acomodación para enfocar la imagen sin darse cuenta.

Es decir, un hipermétrope bien graduado, tendrá que hacer el mismo esfuerzo para leer, que un emétrope a la misma distancia y por tanto tendrá los mismos síntomas de presbicia

¿Entonces porque hay personas que no usan gafas para leer?

Muchas personas tienen diferencias de graduación de un ojo a otro, lo cual puede hacer que un ojo vea mejor de lejos y el otro de cerca. Muchas veces el interesado desconoce esta situación si no va a hacerse una revisión. En otras ocasiones los astigmatismos pueden mejorar temporalmente la visión de cerca, a costa de un grado de borrosidad proporcional a las dioptrías de astigmatismo.

Por poner un ejemplo, si una persona tiene una pequeña miopía en un ojo, pero no en el otro, usará el ojo miope para leer y no tendrá síntomas de presbicia hasta que esta sea mayor que la miopía de ese ojo. Asimismo usará el otro ojo para ver bien de lejos.

Soy présbita, ¿y ahora que?

La presbicia se puede compensar de varias maneras y todas son válidas en función de las necesidades de cada persona.

  1. Usar una gafa de cerca, es método mas sencillo a la hora de poder seguir leyendo o haciendo tareas de cerca con comodidad. Este tipo de equipamiento óptico consiste en poner en una montura una lente monofocal con la adición necesaria en función de la edad y la distancia a la que vayamos a utilizar la gafa. Hay que tener en cuenta que esta gafa tiene una lente que enfoca la visión a una única distancia, con un margen de unos 20 cm, es decir, que si tiene una lente que está calculada para que veamos cómodamente a 35 cm, permitirá una visión bastante buena entre 25 y 45 cm aproximadamente. Esto impide su uso en fuera de una actividad de lectura o uso con dispositivos móviles.
  2. Una gafa ocupacional es otra opción para compensar la “vista cansada”. Son lentes mas complejas, que van variando su potencia a lo largo de la superficie. Esto permite que la distancia de trabajo aumente desde los 45 cm que nos puede proporcionar una gafa de cerca, hasta los 4 metros que nos darían las ocupaciones destinadas al uso en oficina. Son lentes cómodas para los usuarios que  tienen trato con clientes y necesitan trabajar con ordenador y poder ver a la persona con la que están hablando. No están indicadas para exteriores o para andar con ellas, ya que la visión es borrosa en cuanto nos salimos de la distancia para la que han sido diseñadas
  3. Las gafas progresivas son la opción mas completa para una visión a todas las distancias. Este tipo de gafa tiene unas lentes con varias zonas de visión que permiten abarcar desde una tarea de cerca como la lectura hasta una tarea en exteriores como puede ser la conducción, deporte,…
    Las lentes progresivas son lentes muy complejas, que necesitan de una toma de medidas muy precisa y en muchos casos son lentes hechas a medida del usuario.
  4. Lentes de contacto o lentillas son la última incorporación a los distintos métodos para compensar la presbicia. Actualmente hay muchos tipos de diseños de lentillas, en función del material y el reemplazo de las mismas, desde lentillas de 1 solo uso, hasta aquellas que son de reemplazo anual.

De todas maneras, te invitamos a que acudas a uno de los centros que en Óptica Martínez tenemos en Pontevedra y además de hacerte una revisión de la vista te asesoraremos sobre la mejor solución para tu día a día

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.