Lentillas rígidas, ¿se siguen adaptando?

Lentillas rígidas, ¿se siguen adaptando?

Hoy en día es muy frecuente el uso de lentes de contacto blandas. Muchos usuarios se sorprenden cuando ofrecemos adaptar una lente de contacto rígida o semirrígida.

Sin embargo hace años eran la única opción disponible en el mercado y muchos usuarios siguen utilizándolas después de muchos años. Hoy en día las lentes de contacto blandas son la opción mas habitual en nuevos usuarios, por precio, comodidad y facilidad de adaptación. Pero las lentillas duras están aquí y vienen para quedarse, os explicamos los motivos.

 

Tipos de lentes rígidas
Comparación de tamaño entre una lente corneal, semiescleral y escleral

 

¿Qué es una lente de contacto rígida?

Son lentes de contacto fabricadas en un material plástico, similar al metacrilato, que no tiene agua en su estructura, lo que hace que no se doblen como las lentes de contacto blandas. Existen varios tipos de materiales dependiendo de su rigidez, permeabilidad al paso de oxígeno,…

Este tipo de lentes fueron las primeras que empezaron adaptarse. Con los años han sido sustituidas por las lentes de contacto blandas. Actualmente hay un gran interés en este tipo de lentes porque son las ideales para algunos casos concretos que os vamos a enumerar en función de su tamaño.

  • Lentes corneales: son las de menor diámetro, siempre inferiores a los 11mm. Van apoyadas en la cornea y son las más habituales en usuarios que llevan usando lentillas muchos años
  • Lentes semiesclerales: su diámetro mas habitual es entre 12 y 16mm, dependiendo del diámetro del iris del paciente. Su apoyo se distribuye entre la cornea y la esclera, existen diseños multifocales que permiten corregir la presbicia o vista cansada con muy buenos resultados
  • Lentes esclerales: su tamaño es mayor de 14mm, pero habitualmente no sobrepasan los 17mm. Solo tocan el ojo en su parte mas externa, apoyando únicamente sobre la esclera. Son muy cómodas y se utilizan en múltiples patologías.

¿En que casos se recomienda este tipo de lentilla?

La peculiaridad de estas lentes es su rigidez, lo que hace que apenas se deforme al colocarla en el ojo. Esto es lo que se busca cuando las adaptamos y por eso se utilizan en los siguientes casos:

    1. En niños, para control de miopía: se utilizan de tamaño corneal. Con su uso mientras en niño duerme conseguimos generar un moldeo temporal en la cornea. Al despertar, el niño se retira las lentillas y este moldeo se mantiene durante todo el día, de manera que conseguimos que vea bien sin necesidad ningún tipo de corrección. Además se consigue frenar el avance de la miopía en niños y evitar que aumenten las dioptrías.
    2. En astigmatismos elevados: en estos casos muchas veces las lentes blandas se deforman y no se ajustan correctamente, impidiendo conseguir una visión estable. En estos casos se puede usar cualquier tipo de lentilla rígida, pero hoy en día las semiesclerales y esclerales son las que mejor resultado dan.
    3. Queratocono, degeneraciones marginales pelúcidas y cicatrices corneales: en estos casos, la cornea suele estar deformada, produciendo una visión muy deficiente. En estos casos las lentillas rígidas esclerales suelen ser las que mejor resultado aportan. Al librar la irregularidad, mejorar el confort y conseguir la mejor visión posible en estos casos.
    4. Ojo seco severo: estos pacientes tienen ojos muy secos que producen mala visión y en muchos casos problemas en la cornea causados por la deshidratación y la fricción. Las lentes de contacto esclerales son la opción preferida, ya que bajo la superficie se crea un reservóreo de líquido que mantiene la hidratación de la cornea.
Lente de contacto escleral
Lente de contacto escleral de prueba en un paciente con astigmatismo elevado

 

Entonces, ¿porqué se adaptan menos?

Realmente no se adaptan menos, pero si que se hace cada vez mas en centros especializados.

Esto es debido a que las lentillas rígidas, sobre todo las corneales, son mas incómodas en el uso diario que las lentes de contacto blandas, esto hace que en las graduaciones de miopía, hipermetropía y astigmatismo mas habituales, sea mas recomendable y sencilla la adaptación de lentillas blandas. Además su adaptación es mas compleja y en el caso de las lentillas semiesclerales y esclerales el coste es mayor que el de otros tipos de lentes de contacto. Esto hace que su uso se ha restringido a aquellos pacientes que por su problema visual una lente de contacto blanda no sea adecuada. Es necesaria una gran especialización para conseguir una buena adaptación con este tipo de lentes, inversión en equipamiento y formación, algo en lo que en Óptica y audiología Martínez no dudamos en invertir.

En niños se utilizan muy frecuentemente para el control de miopía, incluso existiendo otras alternativas, ya que en estos casos el éxito se basa en la comodidad durante el día para el niño, su seguridad y la facilidad de manipulación, algo que este tipo de lentillas cumple con creces.

En Óptica y audiología Martínez somos especialistas en adaptación de lentes de contacto, siendo el control de miopía y adaptación de lentillas rígidas un elemento diferenciador en nuestro trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.