Patologías oculares I: queratocono

Queratocono

Hoy vamos a iniciar un ciclo de entradas que van a girar en torno a patologías oculares y nada mejor para comenzar que hablar sobre el queratocono.

Nos gustaría que estos post sobre patologías oculares sean lo más sencillos y fáciles de entender para todo el mundo, por eso intentaremos prescindir del lenguaje excesivamente técnico.

 

El queratocono

Es una patología ocular que cursa con un adelgazamiento de la cornea en su zona central generando una ectasia y como consecuencia un abombamiento de la cornea en forma de cono.

Este deformación provoca un pérdida de agudeza visual, ya que la forma que produce dicho cono genera un astigmatismo irregular.

El astigmatismo es la diferencia de graduación en dioptrías que existe entre los distintos ejes de la cornea. El astigmatismo regular se mide entre el eje de mayor y menor potencia y que siempre forman un ángulo de 90°, pero en este caso los valores son aleatorios en los 360° de la cornea lo que hace más difícil de compensar con gafas, ya que en las lentes oftálmicas el astigmatismo siempre es regular. 

Queratocono
Foto lateral de un ojo con queratocono

Causas del queratocono

Las causas del desarrollo del queratocono aún no están muy claras, pero si que hay ciertos factores que predisponen a su desarrollo

  • Herencia genética: familiares que han padecido esta patología, predispone en gran manera.
  • Frotarse los ojos: esta aceptado que el frotamiento continuado de los ojos es uno de los factores desencadenantes del queratocono. En pacientes alérgicos y atópicos que suelen frotarse los ojos la incidencia es mayor.
  • Patologías del colágeno, ya este forma parte de la estructura de la cornea.
  • Algunos síndromes como del síndrome de Down, Marfan,… pueden tener asociado el desarrollo del queratocono

El desarrollo suele producirse durante la adolescencia y hasta los 40 años, pero una vez en desarrollo, su evolución puede continuar de manera indefinida.

Manifestación y síntomas

Cuando el queratocono comienza a desarrollarse suele generar miopía y astigmatismo y en muchas ocasiones si no se realiza una topografía corneal puede pasar desapercibido.

A medida que la evolución es mayor y aparece el astigmatismo irregular, la visión empeora drásticamente, generando:

  • Fotofobia: molestia e incomodidad al estar en condiciones de alta luminosidad
  • Visión desdoblada: el astigmatismo irregular genera distintas imágenes a distintos ejes, lo que produce un visión desdoblada y borrosa
  • Lesiones corneales y pérdida de transparencia debida al tejido cicatricial

 

Topografía de un ojo con queratocono

 

Manejo del queratocono

La evolución del queratocono suele ser progresiva y en la mayoría de los casos suele ser bilateral, es decir, se desarrolla en ambos ojos, aunque no siempre en el mismo grado. Para mejorar la calidad de visión existen distintas alternativas que detallamos a continuación

Cross-linking

Parece aceptado que la única técnica actual para detener o ralentizar su desarrollo es el uso del cross-linking, que consiste fortalecer el colágeno mediante el uso de riboflavina y luz UV. Existen 2 métodos, pero el mas efectivo suele ser mediante la desepitelización de la cornea para que el compuesto penetre y se formen mejor los enlaces.

Gafas graduadas

El uso de gafas graduadas suele ser una opción durante el desarrollo inicial del queratocono que permite obtener una buena agudeza visual, pero que a medida que evoluciona la patología pierde eficacia ya que no permite compensar el astigmatismo irregular que se genera.

Anillos intraestromales

Los anillos o Intacs, son unas estructuras circulares que se insertan en la estructura corneal y la tensan, de manera que regularizan su superficie y permiten reducir la irregularidad del astigmatismo. El resultado es que permiten que con gafas se pueda compensar el nuevo astigmatismo resultante. No es un método de control, el queratocono seguirá su evolución natural.

Lentes de contacto

Es el método de corrección de primera elección, sobre todo una vez que el queratocono ha avanzado.

En los estadíos iniciales del queratocono pueden usarse lentillas blandas, con las que se puede conseguir una agudeza visual aceptable.

A medida que avanza la patología, las lentillas más aconsejables son las de materiales rígidos. El material rígido permite generar una especie de cúpula que protege el cono. El espacio que queda entre la lentilla y la cornea se rellena con la lagrima del paciente o mediante una solución salina, de manera que a efectos prácticos la superficie deja de ser irregular.

Una vez puesta la lentilla se mide la graduación necesaria para conseguir la mejor visión y se incorpora en la lentilla o se pone en una gafa, de esta manera el paciente consigue la mejor agudeza visual.

Trasplante de cornea

Cuando el queratocono está muy avanzado y la calidad visual con lentes de contacto es muy deficiente, se puede optar por realizar un trasplante de cornea. Existen distintas técnicas en función del estado y la afectación de los distintos tejidos. Habitualmente después de un trasplante sigue siendo necesario el uso de lentes de contacto, ya que es bastante probable que el paciente tenga un astigmatismo elevado.

Ojo con queratocono transplantado de cornea
Trasplante de cornea a los 6 meses de la cirugía

Que tipos de lentillas son los más recomendados

Existen múltiples diseños de lentes, pero lo más importante es que la integridad corneal este garantizada y el aporte de oxígeno a la cornea también.

  • Lentillas blandas: normalmente son las menos utilizadas, ya que se deforman con la forma de la irregularidad y no mejoran la mala visión generada por el astigmatismo irregular. Existen lentes blandas especiales de mayor grosor y rigidez para intentar compensarlo en queratoconos incipientes.
  • Lentillas corneales: son aquellas que se colocan en la cornea, son los tamaños más tradicionales. La comodidad y calidad de visión que proporcionan dependerá del estado del queratocono.
  • Lentillas híbridas: están formadas por 2 tipos de materiales, un material  central rígido y un faldón periférico blando. La zona blanda proporciona la comodidad y estabilidad, la zona central rígida es la encargada de la calidad visual.
  • Lentillas corneo-esclerales: son aquellas que se apoyan en la cornea y en la conjuntiva escleral, que es la zona blanca del ojo. Suelen dar buen resultado de visión y comodidad, pero suelen funcionar mejor en queratoconos de grado I y II
  • Lentillas esclerales: todo el apoyo se produce en la conjuntiva escleral, de manera que permiten salvar totalmente el cono. Tienen un diámetro como mínimo 3mm superior al iris del paciente.
Lentillas esclerales y ventosas para su manejo
Distintos tipo de lentes esclerales y ventosas de manipulación

 

De todos estos tipos de lentes de contacto, actualmente el que más auge tiene y más posibilidad de personalización y por tanto de proporcionar la mejor agudeza visual son las lentes de contacto esclerales.

Existe una familia de lentes, las lentes ICD flexfit que nos permiten corregir además el astigmatismo interno, de forma que podemos conseguir agudeza visuales impensables en pacientes con este tipo de patologías.

En nuestros centros somos especialistas en la adaptación de lentes de contacto, pero además tenemos una gran experiencia en la adaptación de lentes de contacto para queratocono, con decenas de pacientes adaptados con éxito.
Podeis ver el manejo de algunos de estos tipos de lentes en el siguiente enlace