Limpieza y manipulación de lentes esclerales y semiesclerales

Las lentillas esclerales y semiesclerales son lentes de contacto semirrígidas, es decir, que no se pliegan ni doblan, a diferencia de los materiales tradicionales que se usan en lentes de contacto blandas.

Lentilla escleral, semiescleral y distintas ventosas que se utilizan durante la manipulación

Las características de estas lentes recomiendan que los líquidos de mantenimiento y limpieza no estén en contacto con el ojo, ya que los componentes químicos que contienen pueden producir problemas de sensibilidad y alergias con el uso.

Por ello, recomendamos un sistema de limpieza y conservación de 2 pasos que evita estos problemas a la vez que asegura la limpieza y perfecta desinfección en este tipo de lentes.


Extracción y limpieza de las lentillas esclerales y semiesclerales

  1. Higiene de manos: procederemos a limpiarnos las manos antes de la manipulación de las lentes de contacto. Es recomendable usar un jabón neutro y aclararlas bien para evitar restos del jabón que puedan entrar en contacto con nuestros ojos.
  2. Retirar las lentes de contacto: usaremos una ventosa de extracción para que el proceso sea lo más cómodo posible

Truco: Es recomendable poner una toalla o similar sobre la superficie para prevenir que en caso de que la lente de contacto caiga, rebote y podamos perderla o pisarla

  • Separar bien los párpados usando la mano que no tiene la ventosa para sujetar el párpado superior y uno de los dedos de la otra mano para sujetar el párpado inferior
  • Después de tocar con la ventosa en la lente, retiramos la lente de contacto con cuidado

Si está muy adherida, presionar justo debajo para introducir una burbuja

 

  1. Limpieza: pondremos la lente en la palma de la mano y añadiremos una pequeña cantidad de limpiador. A continuación frotaremos con el índice de la otra mano la cara interna de la lente y frotando contra la palma limpiaremos la cara externa.
  2. Desinfección: colocaremos las lentes en el estuche proporcionado. Llenaremos hasta la línea y depositaremos una pastilla neutralizadora. Es importante mantener el estuche en vertical y dejar las lentillas el tiempo indicado por el fabricante para que sea seguro ponerlas nuevo en el ojo

Truco: cuando la reacción ha terminado, el líquido se volverá amarillo. Si pasadas varias horas no se colorea, habrá que sospechar que nos hemos olvidado de poner la pastilla neutralizadora.

Si te ha quedado alguna duda, no te pierdas nuestro video

 


Colocación de las lentillas esclerales y semiesclerales:

  1. Higiene de manos: al igual que a la hora de retirar las lentes, es muy importante lavarse las manos con un jabón neutro y aclararlas abundantemente para evitar restos de jabón en las lentes que puedan producir irritación ocular
  2. Proteger la superficie: es recomendable poner una toalla o similar sobre la superficie para prevenir que en caso de que la lente de contacto caiga, rebote y podamos perderla o pisarla
  3. Colocación con ventosa:
    • Ponemos la lente en la ventosa indicada que puede ser diferente según el tipo de lente
    • Rellenamos con solución salina / suero fisiológico monodosis
    • Mirando hacia el suelo o el espejo que tendremos en posición horizontal en la mesa acercamos la lente al ojo. Es muy importante colocar la lentilla en el centro del ojo para evitar la formación de burbujas

Bajando la cabeza y mirando hacia la lentilla nos aseguramos que la colocamos en el centro del ojo

    • Retiramos la ventosa con cuidado

4. Comprobación: nos aseguramos que la lente ha quedado centrada y no existen burbujas atrapadas dentro, para ello podemos mirarnos en un espejo, o si la burbuja es más grande notaremos algún tipo de reflejo o distorsión en la visión

No te quedes con ninguna duda y revisa nuestro video

 

Esperamos que este pequeño manual os sea útil. No olvideis que en Óptica Martínez somos especialistas en lentes de contacto para queratocono

 

Una idea en “Limpieza y manipulación de lentes esclerales y semiesclerales

  1. SANTIAGO PAZOS MARTINEZ Responder

    DOY FE de lo geniales que son estas lentillas, y después de muchos años de búsqueda par la mejor solución del queratocono. Y es muy importante encontrar el sitio adecuado para la adaptación de las mismas, porque incluso, en muchos centros ópticos desconocen su existencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *